¿Cuándo Vacunar a mi Perro?

Con la vacunación del cachorro y las vacunas de recuerdo del perro adulto, estás ofreciéndole una buena calidad de vida, protegiéndole de enfermedades infectocontagiosas graves e incluso mortales, como la parvovirosis o el moquillo. Además, contribuyes a la erradicación de enfermedades transmisibles al ser humano, como la rabia, entre otros beneficios aportados por las vacunas caninas. 

Un plan de vacunación para cachorros puede ser:

 A los 45 días de vida: primera dosis de la vacuna contra el Parvovirus

 A las 9 semanas de edad: la segunda vacuna que será para protección contra Moquillo canino, Adenovirus tipo 2, Hepatitis infecciosa C y Leptospirosis. Y la segunda dosis de la vacuna contra el Parvovirus. La vacuna contra el Coronavirus es opcional.

 A las 12 semanas de vida: se repite una dosis de la vacuna anterior y la tercera de Parvovirus.

 A partir de los 4 meses de edad: la vacuna contra la Rabia.

 Repetir anualmente la vacuna pentavalente (Parvovirus/ Moquillo/ Hepatitis / Parainfluenza / Leptospirosis) y Rabia.

 Posteriormente, y de manera opcional, podemos protegerlos frente a la parainfluenza, la tos de las perreras, la enfermedad de Lyme, la leishmaniosis y el coronavirus.

 También es muy importante desparasitar internamente a los cachorros con cada vacunación porque, al eliminar los parásitos, se garantiza el perfecto estado de las defensas y se propicia que la vacuna produzca un efecto inmunizante óptimo. Una vez que ha terminado el plan de vacunación, se debe desparasitar internamente a los cachorros de forma periódica cada 3-4 meses y antes de cada revacunación.

Recuerda que en las épocas de frío puedes ayudar a su sistema inmunitario con vitaminas para evitar que sus defensas bajen

Factores a Tener en Cuenta

Antes de vacunar a un perro

Asimismo, para que el sistema inmune del can pueda generar una respuesta defensiva eficaz, el perro debe tener más de seis semanas, encontrarse en buen estado de salud, previamente desparasitado y sin signos de enfermedad infecciosa, ya que, de lo contrario, las defensas estarán focalizadas en la eliminación de los agentes infecciosos implicados y no podrán centrarse en generar defensas frente a los microorganismos frente a los que se ha vacunado.

Riesgos al Vacunar

Al igual que en el ser humano, es posible que las vacunas desencadenen algún efecto secundario pasajero en el animal, como somnolencia durante unas horas, molestias o pequeños abultamientos en el punto de inyección que se resuelven espontáneamente en unos días. A veces, algunos perros, sobre todo los más pequeños, pueden sufrir una hipotensión (desmayo) justo tras la inyección. Es un reflejo del sistema nervioso que puede contrarrestarse fácilmente por sí sola o con ayuda de fármacos en unos minutos.

Generalmente, no se producen reacciones adversas graves, pero ningún perro está exento de poder sufrirlas. Las reacciones alérgicas se caracterizan por picor, hinchazón de la cara, formación de habones, vómitos y diarreas. El shock anafiláctico es una reacción más grave que puede llegar a causar dificultad respiratoria e incluso la muerte de la mascota, pero es extremadamente rara.

En cualquier caso, cualquier tipo de reacción vacunal no se manifiesta más allá de las primeras 24 horas tras la inoculación, por lo que es importante vigilar al animal en este periodo.

Dirección

Nicaragua 5596
C1414 BWD
Buenos Aires
Teléfono